domingo, 23 de abril de 2017

El drama de 303 niños que esperan por una familia



“Quiero un papá, una mamá, una familia para que me cuide”, expresa sin vacilar Manuelito, quien a sus siete años está consciente de que podría ser adoptado. Él es un niño declarado adoptable, como formalmente lo llaman las autoridades. En total hay 303 menores en el país que esperan un hogar.

El problema de los huérfanos en Guatemala es que la mayoría supera el rango de edad que los padres adoptivos buscan. No son muchas las parejas interesadas en prohijar y la lentitud de la burocracia hace que los pequeños crezcan esperando que un juez decida si los declara o no adoptables.  

Manuelito vive actualmente en la Casa Hogar Todos los Niños de Dios. Antes del ocho de marzo residía en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, pero después de la tragedia fue reubicado. El chico es el rostro de los niños que viven en casas hogares y que están ahí porque fueron abandonados, no por su rebeldía o conflictos con la ley.

De los 303 menores que se encuentran en estado de adoptables, 245 están en el rango de edad que el Consejo Nacional de Adopciones (CNA) califica como de difícil ubicación. Sus años de vida oscilan entre los 7 y 17.

Esta es la causa principal por la que las pocas familias que deciden adoptar no los prefieren, declara Rudy Zapeta, portavoz del CNA: “Las familias piden niños de cero a tres años, saludables... Para los más grandes no hay solicitudes”.

La entidad estatal reveló que actualmente hay 87 familias que están listas para adoptar; pero 72 de ellas quieren a niños de cero a tres años, y las otras 15 a menores de seis a diez, todos saludables. Esto último deja también sin posibilidad a los 58 menores que tienen alguna discapacidad y que ya fueron declarados adoptables. 



El tortuoso camino de la adopción

El proceso legal para lograr la adoptabilidad puede durar, en el mejor de los casos, nueve meses; sin embargo, la mayoría lleva años, dice el portavoz del CNA. Este también señala a la Procuraduría General de la Nación (PGN) y a los jueces de la Niñez como los responsables del retraso: “Tuvimos el caso de un niño que se tardaron 14 años para declararlo en estado adoptable”, ejemplificó.

Zapeta dio a conocer que la PGN se encarga del abrigo de los menores cuando estos son abandonados o rescatados. Además, dicha institución debe realizar una investigación para buscar a los padres o familia biológicos. No obstante, la indagación “puede durar días, meses o años”. Aunado a ello, la mora judicial retrasa más los procesos, ya que es el juez quien decide “en qué momento declara la adoptabilidad”.

Ni la PGN ni ningún funcionario de la Niñez quisieron pronunciarse al respecto.

Adopciones Internacionales

Guatemala no está preparada para retomar las adopciones internacionales, opina Mariko Kagoshima, representante adjunta de Unicef. Ella recordó el informe publicado en 2010 por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que analizó los casos a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Adopciones, Decreto 77-2007, donde se desnudaron las irregularidades.

Desde la creación del CNA y los cambios a la ley, Guatemala dejó de autorizar adopciones internacionales; pero aún se recuerda que la demanda fue tal que en 2008 el país se ubicó en el primer lugar como exportador de niños hacia Estados Unidos. Los padres adoptivos llegaron a pagar unos 40 mil dólares por menores. Ahora los trámites son gratuitos.

La censura a las adopciones internacionales ocurrió porque se convirtieron en un negocio que creó redes de notarios mafiosos, jueces que accedieron a colaborar a cambio de sobornos, y un incremento en el robo de niños.

Pasados los años, el escenario no ha cambiado, dice la representante de Unicef:  “Aún no existen las condiciones para abrir las adopciones internacionales. Antes debe fortalecerse el sistema de protección de la niñez”.

Ley de Adopciones

Un conglomerado de organizaciones que tienen como fin la protección familiar, representadas en la Asociación la Familia Importa (AFI), inició junto a otras entidades, como la Liga ProPatria, una campaña para solicitar al Congreso reformas a la Ley de Adopciones. La idea de ello es agilizar los trámites.

Astrid Ríos, colaboradora de AFI, declaró: “Queremos que se reactiven las adopciones internacionales y se agilicen las nacionales”.Ella defendió ese tipo de prohijamiento mencionando que deben existir parámetros de seguridad cuyo cumplimiento sea obligatorio y estén estipulados en los convenios internacionales. “Los abusos pueden ser subsanados” expresó.

También apuesta a que los notarios vuelvan a tener participación en el proceso de adopción: “Queremos darle la posibilidad a las personas que están dispuestas a trabajar con un notario a que puedan realizarlo”.  
Mientras en el país surgen voces que opinan y piden cambios a la Ley de Adopciones, la vida para los huérfanos sigue.

Su enemigo es el tiempo. Mientras crecen, pierden la oportunidad de ser niños elegibles, aunque eso no les impide soñar y ser felices en el día a día, como Manuelito, que por ahora aprende las vocales. 



Fuente: Soy 502.com

sábado, 4 de marzo de 2017

Seis niños son adoptados por familias hondureñas

Seis menores de edad hoy pueden disfrutar con sus padres la bendición que representa una familia, así lo manifestaron autoridades de la Dirección de Niñez Adolescencia y Familia (Dinaf), tras celebrar el segundo Comité de Asignación de Adopciones de 2017.

El equipo técnico del Programa de Consolidación Familiar y Representantes de los Colegios Profesionales que integran el mismo, asignaron a cinco niñas y un niño, a tres familias nacionales idóneas, las niñas y el niño asignados se encuentran entre las edades de tres hasta catorce (14) años, informaron.
encontraban en situación Legal de Abandono y permanecían con familia sustituta que el Juzgado de Letras Seccional de Siguatepeque Departamento de Comayagua le otorgó el cuidado de los mismos.

Por consiguiente, su primera opción para una adopción fue esa familia, y los cuatro restantes por consentimiento directo debidamente ratificado en los Juzgados de Familia correspondientes por parte de quienes ejercían la patria potestad de las mismas, detalló el Comité.

Las niñas y el niño asignados son originarios de Siguatepeque, departamento de Comayagua, El Paraíso, departamento de El Paraíso y del Distrito Central departamento de Francisco Morazán.

“Siendo las Apoderadas Legales de las familias solicitantes las abogadas May Len Quan Bulnes, María Selinia Moreno Suazo y Lily Castellanos, las respectivas solicitudes de asignaciones fueron presentadas en el año 2015 bajo el mandato de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf)”, indicaron en un comunicado.

En torno a la continuación e impulso de estos procesos, estaremos a la espera de la aceptación de la asignación por parte de las familias solicitantes en el plazo estipulado por esta dirección.

El proceso de asignación de familias se realiza priorizando las necesidades individuales y particulares de cada niña y niño, siendo este nuestro primordial interés. En ese sentido, cuando existen grupos de hermanos en estado de adoptabilidad, se toma como primera opción las familias que solicitan grupos de hermanos para no separarlos, de igual manera cuando existan condiciones especiales de salud o edad, entre otros, explicaron.

Fuente: La Tribuna

lunes, 13 de febrero de 2017

En Colombia hay más de un millón de niños huérfanos

Rafael Afanador, director de la Fundación Internacional Maranata, aseguró que actualmente en Colombia hay más de un millón de menores de edad huérfanos. El vocero de  esta organización internacional aseguró que lo más preocupante es que más del 80% de los casos se presenta debido a la situación de miseria de muchos de los padres que deciden entregarlos al Bienestar Familiar porque no tienen cómo mantenerlos.

“Lo que hemos visto es que hay más de un millón de menores en el país en situación de orfandad, ya sea porque falta uno de los padres o porque los padres prefieren dejarlos ‘botados’ en alguna parte, porque no cuentan con los medios para mantenerlos”, dijo Afanador.

Indicó que “lo que hemos observado a través de este estudio es que el Bienestar Familiar protege a 112 mil de estos menores y que la situación cada vez es más compleja con el tema de los embarazos en adolescentes, especialmente en las poblaciones más vulnerables”.

El director de la Fundación Maranata advirtió que, según el más reciente informe del Wold Family Map, Colombia también registra el índice más alto de huérfanos en América Latina. “Son lamentables y tristes los índices que registra Colombia y América Latina con estos índices de menores huérfanos, además de otros países como Brasil y Argentina; es alarmante esta situación”, precisó.

Ante esta situación, entre el 31 de enero y el 3 de febrero se celebró la primera Cumbre Global por un Mundo sin huérfanos, con la que se buscó informar y crear conciencia sobre las alternativas de protección y apoyo a los menores.

Fuente: rcnradio.com

sábado, 5 de noviembre de 2016

Panamá crea una comisión para analizar la ley de adopción



Motivados por la existencia de diferentes iniciativas legislativas, la Secretaría Nacional de Niñez Adolescencia y Familia (Senniaf) de Panamá, instaló el pasado día 1 de noviembre la Comisión Técnica para la revisión y análisis de las distintas propuestas.

En la comisión creada por la Senniaf tienen participación diferentes actores de la sociedad civil organizada, la jurisdicción de niñez y adolescencia y otras dependencias del Estado relacionadas al tema.

Los proyectos que ocupan la atención del Senniaf son el anteproyecto de ley 73, que adiciona artículos a la Ley 46 de 2013 General de Adopciones de Panamá sobre el proceso de adopción para familias acogentes, y el proyecto de ley 379, que regula la protección de los recién nacidos víctimas del abandono, la cual adiciona un artículo al Código Penal y dicta otras disposiciones, y con el fin de darle seguimiento a las recomendaciones de la Comisión Evaluadora de la Adopción y las Normas de Protección de la Infancia y la Adolescencia..

La propuesta sobre el proceso de adopción para familias acogentes, analizada en la Comisión de la Mujer y la Familia, fue presentada por la diputada Athenas Athanasiadis y busca dar prioridad a las familias al momento de adoptar, siempre que cumplan con los requisitos.

La diputada Athanasiadis explicó que la iniciativa nació después de que se dio a conocer el caso de una niña que llevaba cuatro años con una familia acogente y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, por cumplir con las normas, se la daría en adopción a otra familia, en detrimento de la salud emocional de la menor.

‘Presentamos esta modificación que da prioridad a las familias acogentes para resguardar los derechos del niño', explicó la diputada.

En la ley vigente no se considera a la familia acogente, que es la encargada de dar resguardo familiar de forma temporal con control jurisdiccional.

Sobre el tema, la diputada mencionó que no es justo que la burocracia administrativa del sistema prolongue las etapas del proceso que están supuestas a ser temporales, complicando la vida de los menores puestos a cargo de las personas que los han acogido.

De prohijarse el anteproyecto, la ley modificaría dos artículos, el 1 y 2, señalando que cuando una familia o persona acogente desee formalizar su solicitud de adopción sobre un niño, niña o adolescente que haya sido puesto previamente bajo su guarda, puede hacerlo, siempre que cumpla con los requisitos exigidos por la ley.

miércoles, 26 de octubre de 2016

El fallido sistema de adopciones de Colombia

A más de 21.000 menores colombianos que hoy están bajo protección del ICBF se les extingue día a día la posibilidad de tener hogar dentro o fuera de Colombia. Un drama humano y social cuyas consecuencias están por verse.

Un bebé de apenas 3 meses quedó enyesado desde las piernas hasta los hombros por cuenta del maltrato que le propinaron sus padres biológicos. Tras recibir la atención médica necesaria, el pequeño fue trasladado del hospital a una institución de protección. Y de inmediato se ganó el corazón de todos cuando llegó forrado en yeso y sonriente. Era más que conmovedor ver en él tanta desgracia y al mismo tiempo su risa aún sin dientes. Con el pasar del tiempo se recuperó plenamente, y de su infortunio de hace casi tres años solo conserva la alegría. Pero el niño sigue en la institución de protección, atado a complejos trámites judiciales: aunque está claro frente a la ley que no volverá con sus padres agresores, su situación legal no se ha resuelto lo que impide entregarlo en adopción a una nueva familia.



El limbo en el que está este pequeño no es un caso aislado. El drama se repite por miles. Cada mes cerca de 2.000 menores engrosan el sistema de protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), que tiene 112.504 niños actualmente. El ICBF es la autoridad, pero en el país también ocho instituciones privadas están acreditadas para desarrollar el programa de adopción. Entre las más reconocidas están Los Pisingos, Cran, Fama y Casa de la Madre y el Niño.

Los menores de edad cuyos derechos son gravemente vulnerados ingresan al sistema de protección. Bien puede ser en una sede del ICBF o en una institución autorizada, donde les proveen lo básico. Según la ley, los infantes allí deberían permanecer máximo seis meses, tiempo en el que los defensores de familia tienen que surtir un proceso administrativo de restitución de derechos. Según cada caso, el defensor debe determinar si devuelve al niño a su familia original o si lo declara ‘en adoptabilidad’.

El gran lío del sistema es que de 25.056 niños y adolescentes institucionalizados un 60 por ciento está en el limbo: ni se les retorna a sus hogares de origen, ni reciben la declaración legal con que se da apertura al proceso de adopción. De acuerdo con el ICBF hay 14.914 menores declarados en vulneración de derechos y a la espera de definir su situación social y legal. Algo que puede tardar años, lustros, y en no pocos casos la niñez entera.

Los defensores de familia, funcionarios del ICBF, tienen la potestad de tomar la determinación, pero se abstienen de ello por temor a incurrir en faltas disciplinarias, pues deben cumplir el Código de la Infancia y la Adolescencia y a su vez los desarrollos jurisprudenciales de la Corte Constitucional. Y el tribunal ha emitido una serie de decisiones en las que profundiza los procedimientos con miras a garantizar los derechos de los menores. En la sentencia más controvertida, la T-844 de 2011, la corte exige que antes de que un menor sea declarado en adoptabilidad se agote la búsqueda de hogar entre sus parientes hasta el sexto grado de consanguineidad. El resultado es que los defensores no pueden definir con prontitud sin exponerse a una sanción de la Procuraduría, y mientras tanto los menores crecen sin hogar en las instituciones con un gravísimo impacto en su desarrollo emocional.

A esos casi 15.000 menores en el limbo hay que sumar otros 6.367, quienes aunque ya son adoptables tienen muy pocas posibilidades reales de dar con un nuevo hogar. Integran este grupo los niños mayores de 10 años, grupos de tres o más hermanos, y menores con problemas de salud que requieren un tratamiento especial.

Así que el panorama es abrumador: más de 21.000 menores cuya infancia se extingue día a día en el sistema de protección, ya sea porque están en el limbo jurídico o porque crecen en medio de la llamada lista de “difícil adopción”. El año pasado hubo 1.082 adopciones en toda Colombia. “Realmente hay una sola oportunidad, cuando uno es pequeño, porque después se pasa a ser un muchacho y es más difícil. Toca entonces crecer en el sistema y luego a los 18 años para afuera, mire a ver cómo se defiende en la vida”, dice Kael Sánchez, un joven de 22 años que se hizo adulto en el sistema.

“Indudablemente, buscar la familia extensa de un niño hasta el sexto grado de consanguinidad impuso una mayor complejidad pues extendió los tiempos de la búsqueda. Sin embargo, logramos subsanarlo con la reforma a un artículo del Código de la Infancia y la Adolescencia. A partir de su vigencia la búsqueda de parientes para la ubicación en medio familiar se realiza en el marco de la actuación administrativa, esto es, durante los cuatro meses que dura la misma, o de la prórroga si fuere concedida”, dice Cristina Plazas, directora del Icbf.

Crecer en una institución y no dentro de una familia produce múltiples efectos en el desarrollo de los menores. “Los niños que crecen en instituciones lo hacen con una falta de referencia, de seguridad. Les falta saberse y sentirse importantes para alguien. Para desarrollarse normalmente todo niño necesita que alguien esté loco por él y eso es lo que falta en las situaciones de cuidado colectivo”, explica el doctor Jesús Palacios, experto en psicología y protección infantil.

Un agravante adicional es que a muy pocos adultos con posibilidad de incidir en esta grave problemática les preocupa el asunto. En el Congreso el año pasado hubo una discusión al respecto, convocada por la representante Esperanza Pinzón, pero lastimosamente no logró tener mayor trascendencia. “Los niños no dan votos”, dice alguien que participó en el lánguido debate.

En un nuevo intento por lograr que todas las partes implicadas discutan y se planteen alternativas, una alianza de instituciones autorizadas para operar el programa de adopción está convocando al Primer Congreso Latinoamericano de Adopciones que se realizará en Bogotá (27 y 28 de octubre). Al encuentro vendrán expertos internacionales a discutir la situación de los miles de niños que crecen atrapados en un sistema que por pretender ser muy garantista los está haciendo prisioneros. Al fin y al cabo, les está negando, así sea con las mejores intenciones, las posibilidades de crecer en un hogar donde sean la alegría de la casa.

Fuente: Semana

lunes, 10 de octubre de 2016

Honduras prepara una nueva Ley de Adopciones para agilizar los procedimientos

Actualmente los procesos de adopción en Honduras tardan entre tres y cuatro años, pero de aprobarse una Ley de Adopciones los entes encargados esperan que en seis meses se pueda concluir el proceso que garantiza a los niños y niñas el derecho a tener una familia permanente, que les provea de la protección necesaria para garantizar su desarrollo.



“La importancia de contar en Honduras con esta Ley radica en que se agilizarán los procesos de adopción, debido a que el marco normativo actual ha sido muy disgregado”, expresó la directora de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), Lolis Salas, quien ha iniciado jornadas de sensibilización y socialización del anteproyecto de ley que surgió en esta institución desde hace más de dos años.

Según la funcionaria el proceso de adopción actual en el país “está dirigido a satisfacer las necesidades de adultos de formar una familia, no a la necesidad y derecho que tienen los niños y niñas de tener una familia por lo que con la Ley el país estaría complementando algunas disposiciones que se han sugerido en el Comité de Derechos del Niño, tras la comparecencia del Estado de Honduras en mayo de 2015”, destacó.

En ese sentido, la Dinaf recientemente sostuvo un encuentro con profesionales del Derecho, sociedad civil, comisiones representantes del Poder Ejecutivo y Legislativo para recordar la importancia de la normativa que incluso el Poder Ejecutivo remitió hace varios meses al Congreso Nacional.

Durante el evento celebrado en el Colegio de Abogados de Honduras (CAH), se retroalimentó a todos los participantes para la recolección de insumos orientados a apoyar las discusiones cuando el Anteproyecto de Ley sea sometido a debate en el Congreso. Se compartió el procedimiento actual de la adopción, los aspectos psicológicos y socioeconómicos, la propuesta del Anteproyecto de Ley de Adopciones.


“Queremos enfatizar la importancia del derecho que les asiste de tener una familia, así como desarrollar un debate de alto nivel sobre la figura jurídica de la adopción”, insistió Salas, quien recalcó que lo que busca la Dinaf es hacer posible el desarrollo de procesos expeditos sin olvidar estándares enmarcados en el interés superior del niño, seguridad jurídica y transparencia para la declaratoria de abandono del menor, cuando no sea posible el reintegro a sus familias y su comunidad.

Por ello, el tema de niñez es multidisciplinario y la aprobación de una Ley de Adopciones es necesaria para que el tema sea abordado de manera integral, atendiendo los principios rectores que sustentan la Convención sobre los Derechos del Niño, indicó.

Además de Salas participaron en la jornada Teresa Cálix, diputada y miembro de la Comisión de Familia del Congreso Nacional, José María Díaz, presidente del CAH.

Cálix compartió la voluntad y disposición que existe en el Poder Legislativo para poder materializar este Anteproyecto de Ley. Por su parte, Díaz, destacó la importancia de socializar un documento jurídico moderno que retoma el derecho comparado en todas sus latitudes.

Entre los aspectos relevantes que contiene el Anteproyecto están: un procedimiento administrativo donde se declara una adopción que es ratificada por el Poder Judicial a través de un juzgado; se elimina la escritura; se regula el Comité de Asignación; se reforman las disposiciones legales con la tendencia a garantizar los derechos del niño y se adapta el marco normativo existente a la Convención Internacional para la Protección de la Niñez y la Cooperación Internacional en materia de adopciones de La Haya de 1992. (SA)

Fuente: La Tribuna